Nantes en dos días con niños

Nantes en dos días con niños

Con los billetes comprados en alguna oferta hace meses, el finde pasado descubrimos qué ver en Nantes en dos días con niños (los nuestros, vamos).

No vamos a negar que la oferta nos hizo decantarnos por viajar a esta ciudad francesa, de la que habíamos oído hablar pero tampoco sabíamos muy bien qué encontrar. En estos meses hemos tenido tiempo de informarnos con blogs viajeros y con la guía Trotamundos de Anaya dedicada a la Bretaña francesa. Así que llevábamos una lista de lugares y experiencias en cabeza, pero no contábamos con: la lluvia.

La lluvia nos acompañó todo el viaje, en ocasiones tan fuerte que no tuvimos más remedio que parar y refugiarnos en alguna de las boulangeries de Nantes, y pasar la pena comiendo dulces típicos. Bromas aparte, lo cierto es que hubo un par de planes que no tuvimos más remedio que anular. Son cosas que hay que aceptar en los viajes, no se puede tener todo super controlado, y siempre es una excusa para volver a aquello que no se pudo visitar.

Pero vimos mucho y allá vamos con nuestros favoritos de Nantes en dos días con niños.

Jardin des Plantes

Uno de los lugares que más ganas teníamos de conocer, un jardín muy especial con cascadas, zonas de agua, esculturas sobre madera, y La Montagne (la Montaña), el montículo artificial realizado con los escombros que resultan de la excavación del lago. Posee 11.000 especies de árboles y de flores, y 800 m² de invernaderos tanto de especies ecuatoriales húmedas y como de climas tropicales desérticos. La Magnolia de Hectot, plantada en 1807, es el árbol más viejo del jardín.

Nuestro paseo nos sirvió para ir comprobando todos los colores otoñales del jardín, un regalo a la vista. Además jugamos a buscar animales habitantes, como patos, ardillas, palomas…

banco gigante de madera y niños intentando subir
Nantes en dos días con niños

Pero no solo son las especies vegetales lo que atraen de este parque singular. A lo largo de toda su extensión nos encontramos con elementos curiosos como este banco gigante, flores acuáticas de metal o el fotogénico «Dépodépo» que por desgracia encontramos cerrado y que consiste en una serie de macetas gigantes en las que se puede entrar, trepar… Pudimos verlo a través de las vallas de obra y ahí tenéis la foto.

Nantes en dos días con niños, Nantes en dos días con niños, Viajar despeina, Viajar despeina

Tras este paseo oxigenante, retomamos la línea verde, y qué es la línea verde?

La línea verde

Cuando empecéis a caminar por Nantes os daréis cuenta de que hay una curiosa línea verde en el suelo. Ésta nos guía por todos aquellos puntos interesantes de la ciudad y es un gran entretenimiento para recorrer Nantes en dos días con niños, ya que es un juego más. Tenéis más información sobre esto en la página web de turismo o en la propia oficina de turismo situada en frente del Castillo de los duques de Bretaña, y a la que llegaréis fácilmente siguiendo esta línea verde.

niños en fila siguiendo la linea verde

Una vez en la Oficina de turismo os recomendamos que os hagáis con un Pass Nantes.

Pass Nantes

El Pass Nantes sigue el formato de los pases turísticos habituales pero incluyendo todos los transportes de manera ilimitada. Aunque no es una ciudad excesivamente grande si que hay algunas atracciones que se encuentran a bastante distancia del centro histórico y si se va con niños, o hace mal tiempo se agradece poder usar transporte sin preocuparse del precio.

Incluye más de 30 atracciones y descuento en otras, además de en algunos restaurantes etc. Y, aunque nosotros por el mal tiempo no pudimos aprovecharlo, los barquitos que hacen crucero por el rio. Podéis elegir entre la de 24, 48 o 72 horas organizando así los lugares a visitar.

Pasaje Pommerage

Nantes en dos días con niños

Tres pisos de galerías del s. XIX con majestuosas escalinatas, estatuas y ahora en estas fechas con mucho brilli brilli y ambiente navideño. Para pasear, hacerse fotos (vimos varias aspirantes a influencers), disfrutar de sus escaparates…

Dos días en Nantes con niños
Escalinata de acceso entre plantas

Le Lieu Unique

Si os bajáis de la lanzadera del aeropuerto y andáis un poco por el barrio de la estación, a la orilla del río encontraréis una torre que os va a llamar mucho la atención por su colorido. Le lieu unique, era la antigua fábrica de galletas LU, ahora reconvertida en centro cultural, sala de conciertos, librería y hasta guardería.

torre de le lieu unique

Catedral de St. Pierre y St.Paul

Aunque se empezó a construir en 1434 no se terminó hasta 1891. Y en 1972 sufrió un gran incendio, como se aprecia en su interior restaurado. Aún así, esta catedral, con cúpulas más altas que Notre Dame impresiona nada más verla.

exterior catedral

En su interior, lo más importante es el sepulcro de los padres de Ana de Bretaña. Para observarlo entero se puede subir a una escalerilla y verlo desde las alturas.

Nos sorprendió el Belén tan modesto que tenían montado en comparación con muchas iglesias españolas, y la escasa decoración exceptuando las vidrieras. Aunque, como podéis ver, es majestuosa en si misma.

interior catedral

Castillo de los Duques de Bretaña

Llegamos a uno de los puntos principales de Nantes, el castillo. El castillo ocupa una gran extensión y está rodeado por foso y jardines que son de libre acceso. A lo largo de ese recorrido hay paneles explicativos con datos del castillo .

paseo por el foso

El castillo es muy grande y con muchas cosas que ver. Completamente accesible para carritos y sillas de rueda y con mucha de la información en braille. Acceder al patio es gratuito.

exterior castillo duques bretaña
Patio del castillo

Las entradas y las audioguías en castellano están incluidas con el Pass Nantes. La visita se comienza desde la oficina de venta de tiquets y puede llevar unas 3.5 horas si se visita todo y proponen otro recorrido de 1.5 horas para hacer en familia. Nosotros hicimos una mezcla de ambos. Como hay mucho que contar haremos un post más adelante solo del castillo para explicarlo bien y no alargar tanto éste.

exterior castillo, foso
Merece la pena dar un paseo a su alrededor para contemplarlo desde todos los ángulos

Machines de l´ille

Dos días en Nantes con niños son impensables sin ir a ver estos curiosos animales fantásticos mecánicos. Bautizados así por encontrarse en los antiguos hangares de la isla de Nantes, este singular bestiario, inspirado en algunas obras de Julio Verne, oriundo de la ciudad, os dejarán boquiabiertos.

Hay tres escenarios básicos:

El elefante: equipado con un motor híbrido, puedes pasear en sus lomos o correr cerca intentando esquivar el chorro de agua que sale de su trompa, podéis verlo en este video. Sale a pasear varias veces al día y hay que comprar entrada.

elefante nantes

El carrousel de los mundos marinos: Dando una vuelta al concepto del tradicional carrousel, nos sumergimos en los mundos de fantasía del Capitán Nemo y subimos a bordo de un submarino, un pez mecánico o una cigala a pedales. Cada elemento es una atracción en si mismo. Si vais con niños que no superen el 1.35 solo se puede acceder a los de abajo aunque les acompañéis, por seguridad. Descuento con el Pass Nantes en las entradas.

Nantes en dos días con niños
Interior del carrousel con los dos pisos de atracciones

Galería de las máquinas: En otro de los hangares encontramos esta otra colección de animales (en su mayoría insectos o artrópodos) de gigantescas dimensiones. Aunque son atracciones no está permitido montarlas a menos que toque en la exhibición que esté haciendo el guía. Esto decepcionó un poco a nuestros peques, la verdad, pero aún así es muy curioso de ver. También descuento con la Pass Nantes.

Esta visita os puede llevar bastante rato pero merece la pena porque es algo único y además a los niños les fascina. Es algo caro pero hay que tener en cuenta que no son las típicas atracciones. Para llegar cogimos el tranvía porque está bastante alejado del centro histórico.

Otros sitios curiosos

Nantes es una ciudad que presume, y puede verdaderamente, de vanguardista. Por esto os encontraréis muchas cosas curiosas durante vuestros paseos por la ciudad.

Los anillos

18 anillos que miran al río Loira y que se iluminan de diversos colores al caer la noche.

Los anillos iluminados de noche

El árbol basket

Cerca de las Machines de l´ille crece un arbol cuyo fruto son canastas, ¿os imagináis un partidito aquí?

arbol con canastas

El campo de fútbol croissant

No es comestible, no os hagáis ilusiones, pero tiene esa forma, muy curioso de ver y suponemos que difícil de jugar en él, pero muy divertido. Tiene un espejo enorme en uno de los lados para seguir el partido con una perspectiva «normal».

campo de futbol en curva

Le nid

Le nid es un restaurante que se encuentra en la Torre Bretaña a bastante altura. La gracia está en que dentro encontramos una cigüeña gigantesca y sus huevos, y si te asomas verás alguno de esos huevos «estrellados» en los tejados de la ciudad. La entrada es gratuita con la Pass Nantes y podéis aprovechar para tomar algo aunque no es obligatorio.

Nantes en dos días con niños, Nantes en dos días con niños, Viajar despeina, Viajar despeina
Fuente: Turismo Nantes

Consejos

Como podéis ver Nantes es una ciudad fuera de lo corriente y basan su oferta turística en eso precisamente. Durante todo el año hay diversas actividades y exposiciones de tendencias vanguardistas y un fuerte movimiento artístico y eso se nota en la ciudad.

La ciudad es cómoda de recorrer y bien comunicada por transporte. Incluso desde el aeropuerto salen autobuses cada 20 minutos. Y hay tranvías hacia muchas direcciones (cuidado en los cruces).

Si vais en Navidad, hay mercados navideños en todas, todas las plazas. Os costará quedaros con uno. Con lo que, a pesar de la lluvia, es un destino ideal para disfrutar del ambiente.

Nantes en dos días con niños
arbol de navidad con carricoches
Atracción navideña en la plaza de la Catedral

Bastante accesible salvo en la atracción del carrousel . En los restaurantes suele haber tronas y cambiadores, muchos tienen menú infantil y al tener horarios de comida «europeos» están más que acostumbrados a que haya niños en comidas y cenas. Los menores de 6 años no pagan en el transporte público.

Si disponéis de más tiempo podéis visitar: el museo de Julio Verne, el museo de ciencias naturales y el planetario.

Pero sobre todo, Nantes es una ciudad para pasearla y descubrir todo lo que encierra en cada rincón, en sus carteles de negocios, en los recodos del río, en cualquier plaza… os sorprenderá.

*Agradecemos a la Oficina de Turismo de Nantes la oportunidad de utilizar el Pass Nantes de 48 horas.

Puntúa el post

5 / 5. 4



9 pensamientos sobre “Nantes en dos días con niños”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.